Loli Paz: brazadas en el mar contra el dolor

La lucha contra la fibromialgia es posible, es el mensaje que se quiere dar desde #IMHEART, esto no lo decimos nosotros, esto nos lo puede contar Loli paz que a pesar del dolor y la fatiga que le produce su compañera la fibromialgia, consigue sacar fuerzas de donde sea para seguir cumpliendo sus sueños y sus retos, pero no hay nadie mejor que ella misma para contaros su historia, espero que os motive.

Loli Paz aprendió a nadar en el mar, en las playas de Vigo, donde nació hace 31 años. Y en el mar es donde esta ingeniera que trabaja en la universidad de Goteborg (Suecia) encuentra la calma, el alivio entre brazada y brazada a los dolores musculares y articulares que le provoca la fibromialgia, enfermedad que padece desde hace unos años. En el mar, Loli Paz soporta mejor el dolor, aunque a veces paga los sobreesfuerzos durante días y semanas. Este año, tras nadar una travesía de 5km en Goteborg le sobrevino una crisis que la mantuvo en cama un tiempo. Cansancio y dolores. Sensaciones ya familiares. “El último kilómetro se me hizo eterno. Aún lo estoy pagando”, cuenta la nadadora gallega, quien el pasado fin de semana nadó el 1,5km de la Radikal Swim, en la Costa Brava. La organización puso a su disposición un acompañante, Oriol Gil, un nadador experimentado que le marcó el recorrido y protegió de los fortuitos golpes de otros participantes. “De esa manera no tuve que forzar el cuello ni la espalda para orientarme. Sólo tenía que seguir a Oriol”. Éste la ayudó a entrar en el agua y a salir una vez completado el recorrido. “Al acabar me dolían los tobillos, no podía andar”, recuerda Loli, quien pese a sus limitaciones mantiene viva la ilusión de cruzar algún día el Estrecho de Gibraltar.

Loli Paz aparece en todas las fotos sonriente. “Bueno, cuando viene una crisis gorda de dolor se te agria el carácter”, dice. Hace un par de años, el diario La Opinión de Coruña le hizo un amplio reportaje cuyo titular fue: “Mi cuerpo es una cárcel y en el agua soy libre”. La periodista Elena Ocampo reflejó con claridad el día a día de Loli a través del testimonio de esta. Cuenta la nadadora gallega que la fibromialgia es una enfermedad compleja que ataca con “cansancios absurdos” y repentinos, además de dolores musculares y articulares. “A la vista parece que no estés mal, que no tengas nada ni estés enfermo”. Pero hay días que los dolores son tan insoportables que le impiden levantarse de la cama. Loli tiene reconocida una minusvalía del 34%. “Me costó tres años conseguir esto”, lamenta. Las mañanas que la fibromialgia le da tregua hace su tabla de estiramientos y tonificación. ¡Y también aprovecha para nadar! Crol y espalda. “La braza me afecta a las rodillas por las características de la patada; y la mariposa ni me la planteo”.

loli3

En las playas de Vigo, cuando era pequeña, cogió de manera natural un estilo adaptado al mar que luego tuvieron que corregirle en la piscina. La maldita piscina. “El cloro me sienta fatal”, asegura; “Uno de los síntomas de esta enfermedad es la hipersensibilidad que coges”. Los productos químicos, incluso el gel o el champú le molestan sobremanera. El pasado fin de semana, el olor a gasolina de una de las lanchas de la organización disparó sus alarmas. “Enseguida le dije a Oriol que nos alejáramos, que saliéramos de allí”. Loli afirma que no hay dos enfermos de fibromialgia iguales. Cuando le diagnosticaron la enfermedad los médicos le aconsejaron que dejara de nadar. “Es una dolencia que suele aparecer en gente más mayor. En mi caso se desarrolló muy rápido”. Cuando se la detectaron ya tenía el grado 17 de 18 puntos dolorosos o gatillo, como se denominan. El cansancio extremo, “desorbitado”, como cuenta la gallega, era ya su compañero de viaje a diario. Loli escuchó a los médicos, sí, pero se dejó llevar por sus inquietudes y emociones. Siguió nadando. Dos, tres días a la semana como mucho. “No pasa un día sin que te duela algo. La fibromialgia te provoca también un trastorno del sueño; no duermes una sola noche del tirón”. Cuando los dolores persisten, tira de algún sedante muscular. Y cuando el ánimo y el tiempo se lo permiten, está el mar, sea Goteborg, la Costa Brava o sus playas de Vigo. “A ti Loli”, le puso Java Sanz el otro día en facebook, “no hay que animarte, ¡hay casi frenarte! Eres un ejemplo para todos nosotros”.

loli1

*En la conversación mantenida con Loli Paz se hizo mención a varias instituciones, nombres y símbolos, entre ellos la Fundació Fibromialgia de Barcelona, la Liga Reumatolóxica Galega, el doctor José Luis Bagó (“quien me ayuda de manera desinteresada en todo lo relacionado con la fibro y que también es nadador; ha hecho la Batalla de Rande, cruzado el Estrecho y el Canal de Menorca…”), Java Fernández, presidente del CN Alcobendas (“mi amigo y entrenador, aunque no puedo seguir sus tablas como yo quisiera”) y el lazo azul, emblema de la lucha contra la fibromialgia.

*Imagen portada: Loli Paz junto a su amigo Óscar Pérez en una travesía este año. Interior; Tras acabar la Radikal Swim y con Java Sanz.

 

 

Via: http://www.nataccion.com/loli-paz-brazadas-en-el-mar-contra-el-dolor/

4 thoughts on “Loli Paz: brazadas en el mar contra el dolor

  1. Te admiramos Loli, no dejes de nadar nunca. Estoy seguro que el estrecho alguna vez será tuyo. Fuerza!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *